Visión sin distorsión

Lentes progresivas a medida de tus necesidades

Ventajas y desventajas de las lentes progresivas

Las lentes progresivas ofrecen importantes ventajas al usuario y, por esta razón, Según el estudio “Los españoles frente a la presbicia”, el 58% de la población mayor de 45 años considera que las lentes progresivas son la mejor solución para la presbicia.

Ventajas de los cristales progresivos

  • Las lentes progresivas proporcionan una visión natural porque su superficie está graduada para el plano de cerca, intermedio y de lejos.
  • No es preciso quitarse las gafas, bajárselas o cambiarlas por otras al pasar de una actividad a otra, porque ofrecen una visión cómoda a todas las distancias.
  • Permiten una buena visión en el plano intermedio, al contrario que las lentes bifocales, que sólo ofrecen mejoras visuales en el plano corto y largo.
  • La transición entre los tres campos de visión que ofrecen las lentes progresivas es gradual o paulatina, por lo que no existen “saltos” delimitando las diferentes áreas de visión.
  • Las lentes progresivas tienen un aspecto estético, ya que no presentan “cortes” entre los distintos campos visuales.
  • La adaptación a los cristales progresivos es muy sencilla, gracias a que están diseñados para proporcionar una visión natural, basada en las necesidades del ojo (visión lejana en la parte superior, visión intermedia en la parte central y visión próxima en la parte inferior).
  • Estas lentes están indicadas para corregir la presbicia, pero también pueden prescribirse para personas que tengan además otros errores refractivos, como miopía, hipermetropía o astigmatismo.

    Inconveniente de los cristales progresivos

    ¿Las lentes progresivas tienen algún inconveniente? Las lentes progresivas tradicionales pueden presentar algunas dificultades de adaptación a algunas personas. Los campos de visión pueden estar algo limitados. En las lentes progresivas de última generación estos inconvenientes están minimizados.

    La adaptación a las lentes progresivas

    Cuando Bernard Maitenaz inventó las lentes progresivas en el año 1959, estas lentes no estaban tan perfeccionadas como ahora. En ese momento, hace casi sesenta años, la adaptación a este tipo de lentes era más compleja y larga que en la actualidad. Hoy en día, la gran mayoría de personas que usan lentes progresivas por primera vez, se adaptan a ellas casi de manera inmediata.

    Los primeros cristales progresivos podían producir lo que se conoce como “efecto balanceo” una sensación de descoordinación o retardo de enfoque entre lo que se ve y los movimientos de ojos o de cabeza. Los múltiples avances en lentes progresivas han hecho posible eliminar prácticamente el efecto balanceo y el mareo que se producía cuando se realizaba la adaptación con las primeras lentes.

    Además, las lentes más avanzadas están fabricadas con parámetros de personalización superiores y exclusivos que permiten, por ejemplo, proporcionar un enfoque más rápido al ojo dominante y ofrecer de este modo una experiencia visual más rápida, amplio ángulo de visión y equilibrio en movimiento.

    Precio de las gafas progresivas

    No es cierto que las lentes progresivas sean caras. Existen diferentes categorías dependiendo de la tecnología empleada y el grado de optimización visual que se puede conseguir con ellas, que determinan en gran medida el precio de las mismas.

    Las lentes progresivas estándar, por ejemplo, están realizadas mediante un retallado tradicional, lo que significa que únicamente están graduadas en la cara interna de la lente. Y, por eso, aunque son lentes personalizadas, ofrecen menos calidad visual que las lentes de una gama superior. El precio de las lentes progresivas estándar es más económico que el de las lentes progresivas con retallado digital avanzado.

    Las lentes progresivas con retallado digital avanzado son las más evolucionadas del mercado. Están graduadas punto por punto sobre ambas caras (interna y externa) y con maquinaria digital y tecnología de última generación. Gracias a ello, proporcionan al usuario una calidad visual y personalización máxima. El usuario de las lentes progresivas con retallado digital avanzado tiene una visión muy natural a todas las distancias: en el plano de cerca, intermedio y de lejos. Dado que están realizadas con la más avanzada tecnología y maquinaria, su precio es más alto que el de unas lentes progresivas estándar, realizadas mediante retallado tradicional (que están únicamente graduadas en la cara interna de la lente).

    A la hora de determinar qué lente es la más apropiada en cada caso, hay que tener en cuenta muchos factores: la graduación de la persona, su forma de mirar, las actividades que realiza y el estilo de montura que le gusta. El óptico-optometrista es quien mejor puede aconsejar sobre las lentes más apropiadas de acuerdo con esas características. Si quieres tener disponible el mayor número de opciones, te aconsejamos que consultes con tu óptico-optometrista, es quien mejor puede decirte cuál es la lente progresiva que más te conviene.

Comparte en Redes Sociales