Ojo vago y su relación con la lectura lenta en niños

La lectura es una actividad muy importante en la vida, como lo reconoció el Congreso de los Estados Unidos en la Ley de Enmiendas de Discapacidades de 2008, y en el código de educación de la mayoría de los estados. Exige que las escuelas evalúen la lectura e implementen programas de lectura para abordar las dificultades de lectura de los alumnos. Actualmente, dicha legislación se emplea para identificar las adaptaciones necesarias para los niños con discapacidad visual bilateral y para los niños con dislexia y/o discapacidades de aprendizaje relacionadas. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que los niños con la forma más común de deficiencia binocular visual,  es decir con  ambliopía u ojo vago, leen lentamente. La lectura lenta puede ser perjudicial para el rendimiento académico y el aprendizaje, que a su vez afecta a la autoestima. Los padres y educadores pueden trabajar juntos para implementar adaptaciones (por ejemplo, tiempo adicional) para ayudar a los estudiantes con ojo vago a tener éxito en sus tareas escolares diarias, y mejorar su rendimiento en los exámenes estandarizados de tiempo que son críticos para la promoción y admisión en las escuelas Magnet, programas TAG, escuelas secundarias y colegios. Los niños con otros trastornos visuales que causan discapacidad visual en un ojo (p. Ej., Glaucoma, cataratas, traumas, etc.) también deben tenerse en cuenta en las adaptaciones académicas.